Cómo evitar la gastritis y el dolor de estomago

Cómo evitar la gastritis y el dolor de estomago

La gastritis y el dolor de estómago son unas de las afecciones más comunes, pudiendo ser una simple molestia o un dolor a consecuencia de un problema más grave.

La gastritis es una inflamación del estomago, en concreto del tejido gástrico. Como consecuencia produce dolor y el malestar, pero también pueden causar:

  • En casos leves: diarrea, vómitos y dolor abdominal, entre otros.
  • En los peores casos: náuseas, mareo, fiebre y otros síntomas de malestar.

Sus causas son muy diversas razones aunque las más comunes son:

  • Intolerancia alimenticia o un alimento en mal estado, que provoca el rechazo por parte del estómago, promoviendo una serie de movimientos y calambres.
  • Úlcera péptica inicial.
  • Ardor estomacal que se suele producir por el consumo de comidas pesadas o cuando la secreción estomacal es demasiado "fuerte".
  • Gases acumulados en el intestino, ya que pueden presionar el estómago generando, también, cierto malestar.

Evitar el dolor de estómago

La prevención ante este problema es fundamental pues una vez que comienza, hay poco que hacer además de esperar.

Una vez sufrimos el dolor es importante:

  • Tomar infusiones de camomila, menta o valeriana, que ayudan a reducir los espasmos y el dolor.
  • Evitar tomar fármacos antiinflamatorios puesto que afectan negativamente a la mucosa estomacal y a la microbiota intestinal empeorando las circunstancias y provocando gastroenteritis.
  • Beber agua.

Y para prevenirlo y evitar que suceda de nuevo, además de lo anterior, es aconsejable:

  • Identificar las intolerancias y evitar aquellos alimentos que no sientan bien.
  • Consumir fibra pues facilita el tránsito y la digestión, por lo que evitamos que sustancias que provocan pesadez o irritación en el estómago permanezca más tiempo en él.
  • Beber suficiente agua, especialmente en las comidas, y mantener un organismo hidratado para mejorar la digestión.
  • Evita las comidas copiosas que provocan sensación de ardor debido a la segregación excesiva de ácido clorhídrico por parte del estómago.
  • Evitar el alcohol, el tabaco y sustancias estimulantes que promuevan la secreción de ácidos gástricos. 
  • Llevar una alimentación equilibrada, rica en fibra, micronutrientes, agua, grasas saludables, hidratos complejos y proteínas de calidad.