Cómo elegir el protector solar adecuado

Cómo elegir el protector solar adecuado

Aunque aún no estamos en verano, el calor hace que pasemos más tiempo expuestos al sol, por lo que no podemos olvidarnos de utilizar un buen protector solar para protegernos de los efectos de éste.

Por normal general, tendemos a usar el mismo protector para absolutamente todo, e incluso para toda la familia. Sin embargo, deberíamos elegir el protector adecuado a cada situación y tipo de piel.

¿Cuál debo elegir?

Existen numerosos tipos de protectores en el mercado, de diferente formato, para cada tipo de piel, para niños y/o adultos, faciales, etc. Y en función de tus necesidades debes buscar el que más de adapte a ti.

De manera general, un protector solar debe tener, al menos, las siguientes características:

  • Alto factor de protección (FPS), por ejemplo, en exposiciones cortas puede ser suficiente FPS de 25-30, aunque por lo general siempre es recomendable usar un FPS 50+.
  • Protección frente a los rayos UVB y UVA ya que tienen relación con el cáncer de piel y con el fotoenvejecimiento de la piel.
  • Que sea un protector solar físico o inorgánico para ayudar a cuidar nuestra piel y el medio ambiente.

Pero, además de estas características generales, hay protectores solares específicos para determinadas situaciones y/o necesidades:

  • Protector solar para hacer deporte: debe de ser de alta protección y resistente al agua y el sudor. Además es importante aplicarlo especialmente en las zonas más expuestas, como son la zona de la cara, cuello y orejas.
  • Protección para tatuajes, lo más recomendable es no exponerlos demasiado al sol pero, de hacerlo, es importante usar un fotoprotector especial para ello, con mucha protección.
  • Protección solar infantil es fundamental para proteger su delicada piel. Debemos de partir de la base de que los niños menores de 6 meses no deben ser expuestos directamente al sol, y a raíz de dicha edad se deben usar fotoprotectores infantiles con filtros físicos o inorgánicos, que son los más seguros.
  • Protección solar para piel sensible que sufren alergias, intolerancias, dermatitis,… debe ser de alta protección, con factores hidratantes y con filtros físicos ya queson los que mejores resultados dan.
  • Protector para piel grasa, con acné, deben usar fotoprotectores "oil-free", que son más ligeros y menos grasos.
  • Protección solar para pieles con problemas de pigmentación, como pieles que sufren melasma o cloasma, debe emplear fotoprotectores de amplio espectro, que además de proteger de la radiación ultravioleta (A y B) también lo hagan de la luz visible y luz azul.