Cómo evitar la depresión postvacacional

Cómo evitar la depresión postvacacional

El final de las vacaciones ha llegado, o está próximo, y es hora de volver a la rutina: el trabajo, las labores del hogar, el día a día,… Y retomar estos hábitos no siempre resulta sencillo, especialmente si venimos de unas vacaciones largas y muy relajantes.

Esta vuelta a la normalidad se está convirtiendo en un problema: “síndrome de depresión postvacacional” que se da cuando nos resistimos a una etapa de adaptación ante un momento de cambio, por lo que se produce una desadaptación. En condiciones normales, suele durar de uno a tres días, pero en casos de personas con ansiedad o depresión este síndrome puede alargarse y/o empeorar.

Síntomas de la depresión postvacacional

Los primeros síntomas se dan días antes de la reincorporación: tensión muscular, aumento del ritmo cardíaco o sudoración. Conforme se acerca el día los síntomas pueden aumentar y provocar:

  • Tristeza y apatía
  • Cansancio general
  • Irritabilidad
  • Desmotivación y conductas evasivas ante el trabajo, desmotivación
  • Negatividad
  • Sensación de descontrol horario

Estos síntomas suelen darse con más frecuencia, y de manera más intensa, en personas insatisfechas con trabajo, en aquellas con mayor necesidad de control y orden o las que viven pensando constantemente en el pasado.

Consejos para combatir la depresión postvacacional

Para adaptarse mejor a la rutina laboral y evitar esta depresión postvacacional es importante:

  • Llevar una alimentación equilibrada
  • Realizar deporte de forma moderada.
  • Vivir el día a día sin pensar continuamente en el pasado, ya que provoca tristeza; de igual forma ocurre con el futuro, pensar excesivamente en él puede causar ansiedad.
  • Volver de las vacaciones unos días antes de la reincorporación al trabajo o rutina.
  • Retomar la rutina y horarios progresivamente.
  • Ser flexible con uno mismo, por ejemplo si estás cansado permítete descansar.
  • Darse una recompensa cuando se van consiguiendo los objetivos planeados.
  • Tomar complementos alimenticios como el triptófano, que tiene propiedades relajantes y antidepresivas, gracias a que es un buen precursor de la serotonina.