Cómo mejorar la psoriasis con la alimentación

Cómo mejorar la psoriasis con la alimentación

La psoriasis es una enfermedad caracterizada por una inflamación de la piel en forma de escamas y erupciones. Se trata de una patología autoinmune y crónica que se produce, especialmente, en la zona de los codos, rodillas, cuero cabelludo y manos, aunque puede aparecer en cualquier zona del cuerpo.

La psoriasis se puede producir por múltiples factores (mala alimentación, obesidad, tabaco, estrés,…) que actúan sobre una predisposición genética, provocando picor en la piel, rojeces, sequedad, picor, descamación,…

Para tratarla existen diversos tratamientos: fármacos, pomadas, complementos alimenticios, dieta

¿Qué dieta se recomienda?

Para minimizar los brotes lo principal es basar la alimentación en una dieta antiinflamatoria, pues la psoriasis comienza por procesos de permeabilidad intestinal, por ello, limpiar y estimular el sistema digestivo a nivel hepato-biliar y repoblar la microbiota (flora intestinal) es importante.

Este tipo de dieta debe incorporar el consumo de alimentos ricos en:

  • Vitaminas A (Retinol): boniato, pimentón, zanahoria, hierbabuena,…
  • Betacaroteno: zanahoria, espinacas, pimiento rojo, albaricoque, brócoli, tomate,…
  • Vitamina C: piña, naranja, limón, brócoli, fresas, kiwi,…
  • Vitamina D: atún, caballa, salmón, sardinas,…
  • Vitamina E: frutos secos, aceite de oliva, semillas, espárragos, calabaza,…
  • Selenio: verduras, cereales, semillas,…
  • Zinc: almejas, pollo, pavo, semillas de calabaza, levadura de cerveza, queso,…
  • Polifenoles: remolacha, uvas, fresas, legumbres, cebolla, ajo, té,…
  • Omega 3:pescado azul, frutos secos, aceite de oliva,…

Todos ellos tienen un gran poder antioxidante por lo que favorecen la reparación de la piel y reducen su inflamación.

También es importante evitar o reducir el consumo de alimentos y hábitos que favorecen el brote de psoriasis, como son:

  • Alcohol y tabaco
  • Carne roja
  • Azúcar
  • Grasas procesadas (saturadas y trans)
  • Hidratos de carbono refinados
  • Fritos
  • Embutidos
  • Aceites refinados y margarinas
  • Vida sedentaria