Fatiga y entrenamiento ¿por qué aparece?

Fatiga y entrenamiento ¿por qué aparece?

Cuando se práctica ejercicio de forma regular es común que aparezca la fatiga y nos sintamos más cansados, pero ¿por qué aparece? El cansancio está relacionado con la disminución del rendimiento físico, que se produce por diversos motivos, aunque destacan cuatro causas.

Causas de la fatiga

Las causas principales de la fatiga son:

1. Mala hidratación. La falta de hidratación es otra de las causas más comunes de la fatiga, pues se produce una pérdida de agua y sales minerales mediante la sudoración; si no reponemos los líquidos disminuyela cantidad de nutrientes en sangre, haciendo que nuestros músculos no reciban el oxígeno y combustible necesarios para su contracción; y aparecen los temidos calambres musculares. Para evitarlo es importante mantener una buena hidratación y, cuando la actividad física es prolongada, aportar sales minerales
2. Temperatura elevada. Nuestro organismo regula la temperatura corporal mediante la sudoración pero cuando el cuerpo no es capaz de regular todo el calor que generamos al practicar ejercicio se acumula dicha temperaturaSi a esto le añadimos un ambiente caluroso, húmedo y con poca ventilación es sencillo que el organismo alcance los 38 o 39 grados cuando entrenamos. A partir de dicha temperatura el rendimiento disminuye drásticamente debido a la autoprotección del propio organismo. Para evitarloes importante hidratarse bien y evitar las horas del día de mayor temperaturaespecialmente durante el verano.
3. Falta de energía. Es la causa más habitual, y se produce porque los depósitos de glucógeno del organismo, dónde obtenemos la energíaestán vacíos. Para evitarlo es importante consumir hidratos de carbono antes de realizar una actividad física de larga duración, aproximadamente unos 60 minutos antes
4. Exceso de lactato. Estfatiga está relacionada con la intensidad del  entrenamientodurante los ejercicios de lata intensidad alteramos las necesidadesdel organismo y producimos gran cantidad de lactato que no somos capaces de desechar. Este exceso junto a mayor producción de ATP en el cuerpo (necesario para obtener energía en los músculos) hace que aumente el PH fisiológico. Así, aparece el dolor muscular y una disminución del rendimiento físico. Para evitarlo es fundamental que los entrenamientos de alta intensidad no sean muy prolongados.