La próstata, cuidados y enfermedades

La próstata, cuidados y enfermedades

La próstata es una glándula del aparato reproductor masculino que se localiza en frente del recto y cuya función principal es generar el esperma. Está conectado a los testículos por diferentes conductos, que ascienden por encima de la vejiga, evitando con ello que la orina contamine el escroto.

Cuidar la próstata es esencial para evitar enfermedades en la edad adulta, como la prostatitis o el cáncer, por ello vamos a darte unos consejos para cuidarla.

Cuidados de la próstata

Los hombres, a partir de los 50 años, sufren alteraciones hormonales que provocan que aumente el tamaño de la próstata. En la mayoría de los casos es benigno, pero, en otros casos, da lugar al cáncer de próstata.

Por ello, el cuidado de la próstata debe hacerse desde la juventud, mediante unos hábitos saludables que eviten problemas en la edad adulta:

  • Alimentación saludable y rica en antioxidantes. Es importante evitar el consumo excesivo de picante y alcohol.
  • Hidratación, además de llevar una alimentación saludable, es esencial consumir entre dos y dos litros y medio de agua diarios para aumentar la frecuencia de la micción y evitar que las bacterias se acumulen en la vejiga.
  • No aguantar las ganas de orinar
  • Consumir infusiones para cuidar la próstata como la de ortiga o la cola de caballo que tienen grandes propiedades diuréticas y previenen la inflamación de la próstata.
  • Revisiones anuales al urólogo a partir de los 50 años, así se podrá detectar de forma precoz cualquier tipo de enfermedad relacionada con la próstata.
  • Realizar ejercicio físico y tener una vida activa, basta con caminar cada día 30 minutos.
  • Eyaculación pues puede ser de gran ayuda para proteger este órgano.

Enfermedades de la próstata

A pesar de cuidar la próstata hay ocasiones en las que es inevitable que sufra determinadas enfermedades como:

  • Prostatitis o inflamación de la próstata. Una enfermedad que suele ser causada por una bacteria o por una lesión en los nervios de las vías urinarias inferiores, y que generalmente no es grave. Puede provocar dolor en la zona pélvica, dificultad para orinar y, en ocasiones, fiebre o malestar general. Puede darse en personas de todas las edades pero resulta más frecuente en hombres menores de 50 años.
  • Hiperplasia prostática benigna o un agrandamiento de la próstata que puede ser causada por el envejecimiento o los cambios hormonales. Los síntomas más comunes son goteo anormal al final de la micción, retención urinaria, incontinencia, dificultad para orinar y micción dolorosa.
  • Cáncer de próstata. Esta enfermedad en su etapa inicial no presenta síntomas, por lo que es común detectarla cuando ya está avanzada. Los indicios más frecuentes son: micción frecuente, urgencia de orinar especialmente por la noche, presencia de sangre en la orina, disfunción eréctil y dolor durante la micción.