Sequedad vaginal

Sequedad vaginal

Tener una buena salud vaginal depende de la flora y la mucosa. Normalmente, la pared de la vagina produce un lubricante natural, la mucosa, que ayuda a mantener la vagina hidratada. Y, por otro lado, la flora vaginal (microbiota) protege la zona de forma natural y sin causar daño. Cuando el equilibrio entre ambas se rompe se produce la sequedad vaginal, es decir, la disminuye el flujo vaginal y se produce la sequedad.

Este hecho no supone un grave problema, ya que es una afección benigna, pero a veces puede ser un síntoma de atrofia vaginal, una lesión u otras enfermedades que necesitan tratamiento.

Síntomas de sequedad vaginal

La sequedad vaginal puede provocar:

  • Dolor durante las relaciones sexuales
  • Ardor al orinar
  • Irritación y sensación de tirantez
  • Picazón
  • Escasez de flujo o casi nulo.

Se trata de síntomas frecuente que generan malestar y afectan a la calidad de vida de las mujeres que la padecen.

Causas de la sequedad vaginal

Existen diversos motivos que pueden provocar la falta de flujo vaginal, como son:

  • El consumo de anticonceptivos
  • Medicación hormonal, como la empleada en el tratamiento del cáncer de mama, la endometriosis, los miomas uterinos o la infertilidad.
  • Episodios fuertes de estrés
  • Infección vaginal
  • Menopausia dada la reducción de estrógenos
  • Uso de jabones agresivos para la higiene íntima.
  • El tabaco
  • Utilizar ropa que no transpira
  • Uso de compresas, tampones, y accesorios vaginales con perfumes o lociones
  • Etc.

Tratamiento para la sequedad vaginal

El tratamiento más empleado para la sequedad es el uso de un gel  hidratante vaginal.  Éste se introduce en la cavidad vaginal para humedecer la zona y que desaparezcan las molestias.

Un buen gel hidratante debe estar compuesto por activos como la centella asiática para favorecer la regeneración, ácido hialurónico para dar un extra de hidratación y árbol de té para calmar el picor. Además, es importante que sea compatible con el uso de preservativos y que no contenga colorantes o perfumes

Además, para mejorar las relaciones sexuales se puede emplear también un lubricante, preferiblemente de base acuosa para favorecer la hidratación.

Si con estos hidratantes la sequedad vaginal no remita o si los síntomas son intensos, el ginecólogo puede recomendar otros tratamientos como, por ejemplo, una terapia hormonal de uso tópico con óvulos o cremas vaginales.