La fibromialgia ¿Qué es?

La fibromialgia ¿Qué es?

Se trata de una enfermedad reumatológica que está comúnmente relacionada con el dolor musculoesquelético.

Desgraciadamente, cada vez son más las personas que la padecen, en España alrededor del 2’73%, afectando especialmente a las mujeres.

La fibromialgia aparece habitualmente en edades medias, aunque puede desarrollarse en cualquier momento. Se manifiesta como un dolor generalizado del aparato locomotor, que suele ser crónico y se mantiene durante más de 3 meses.

Síntomas

Los síntomas de esta enfermedad son:

  • Cierta alteración de la percepción del dolor, lo que provoca que se perciban como dolorosos algunos estímulos que no lo son. 
  • Rigidez de manera generalizada en el cuerpo e, incluso, sensación de hormigueo e inflamación en manos y pies.
  • Sensación de quemazón y molestias que generan cansancio en las personas afectadas.
  • Ansiedad
  • Jaquecas
  • Dolor menstrual
  • Sequedad bucal

Causas de la fibromialgia

Hoy en día aún no se conocen las causas exactas por los que se desarrolla pero existen diferentes teorías y se considera que puede ser consecuencia de numerosas variables:

  • Puede deberse a una alteración de algunos neurotransmisores del sistema nervioso que provocaría que las personas percibieran como dolorosos estímulos como el calor, la presión o algunas vibraciones.
  • Puede deberse a infecciones bacterianas o virales.
  • Como consecuencia de accidente o enfermedades como la artritis.

Tratamiento de la fibromialgia

Los tratamientos existentes se centran en aliviar los síntomas ya que, al no conocer las causas por las que se da la enfermedad, no existe un tratamiento idóneo para tratar la enfermedad.

Los médicos deben valorar el caso de cada paciente y facilitarles el tratamiento adecuado, que puede ser mediante:

  • Fármacos uso de antiinflamatorios y analgésicos o, incluso, uso de antidepresivos y anticonvulsionantes.
  • Ejercicio aeróbico, especialmente recomendado la piscina.
  • Tratamiento psicológico para ayudar a enfrentar de manera adecuada el dolor y aprender a vivir con él de la mejor manera posible.
  • Técnicas de relajación que ayuden a dormir mejor y estar más descansados.