¿Qué es la celulitis?

¿Qué es la celulitis?

La celulitis es una acumulación de tejido adiposo que genera quistes de grasa, agua y toxinas. Esta formación adiposa se desarrolla en la capa más superficial de la piel dónde se altera la circulación provocando un aumento de las células adiposas del tejido graso y se engrosan las paredes laterales causando los hoyuelos.

Por norma general, se suele localizar en el tren inferior del cuerpo, especialmente en glúteos, caderas y muslos; aunque, también se desarrolla con frecuencia en la zona de los brazos.

La celulitis es muy común en mujeres ya que tienen mayor tendencia a acumular grasa en la piel. Aunque los hombres son menos propensos a sufrirla también se dan casos.

La celulitis puede presentarse de diversas formas:

  • Celulitis generalizada. En personas con obesidad que llevan una alimentación desequilibrada. Suele aparecer en la pubertad y aumenta con los años, pudiendo desarrollarse hasta los 35 años.
  • Celulitis localizada. Suele ser la más complicada y aparece en brazos, abdomen, la parte inferior de la espalda y glúteos. Este tipo de celulitis afecta estéticamente y puede causar pesadez de piernas, calambres en las zonas afectadas e incluso dolor.

Causas de la celulitis

La aparición de la celulitis puede producirse por diversas causas, entre ellas, el consumo de alcohol, mala alimentación, vida sedentaria, café, exceso de peso, fumar, etc.

Pero, también influyen en su desarrollo otros factores:

  • Alteraciones físicas como desviaciones de columna o pies planos.
  • El uso de ropa muy ajustada que dificulta el retorno sanguíneo.
  • Alteraciones hepáticas o renales ya que favorecen la acumulación de deshechos y residuos tóxicos del organismo.
  • Problemas circulatorios: varices, arañas vasculares, insuficiencias venosas,… ya que generan un problema de micro circulación.

Tratamiento de la celulitis

Para poder reducir y eliminar la celulitis es importante cumplir con las siguientes pautas:

  • Dieta saludable: baja en grasas, rica en fruta y verdura, restringir el consumo de sal y tomar proteína.
  • Beber 2L agua al día.
  • Controlar el estrés.
  • Ejercitar la zona con ejercicios focalizados las zonas afectadas: abdomen, los glúteos, tríceps,…
  • Cremas anticelulíticas que estimulen la microcirculación, el tejido graso y el conectivo. Aplicarlas mediante un masaje circular y ascendente.
  • Tomar complementos reductores: Carnitina, extracto de alcachofa y cafeína, Ruscus, flavonoides y cumarina.
  • Tratamientos médicos: liposucción, lipoescultura, mesoterapia, etc.