Grasas saludables ¿Por qué debemos consumirlas?

Grasas saludables ¿Por qué debemos consumirlas?

Para tener una buena salud es necesario aportarle al organismo los nutrientes que necesita para su funcionar correctamente; para ello son hay que aportar micronutrientes, como vitaminas y minerales, y macronutrientes: proteínas, grasas y carbohidratos.

La OMS (Organización Mundial de la Salud) afirma que para mantener la salud en un estado óptimo la alimentación debe ajustarse a lo siguiente:

  • Consumir un 10- 15% de proteínas.
  • Un 30-35% de grasas saludables.
  • Y un 50-55% de carbohidratos.

Es importante tener en cuenta que hay carbohidratos y grasas que son más saludables que otros; nosotros en esta ocasión vamos a centrarnos en las grasas, que pueden ser saturadas (dañinas) e insaturadas, imprescindibles para el organismo.

Grasas saludables

El consumo de grasas insaturadas o grasas saludables es fundamental ya que ayuda a:

  • Favorecer la absorción de vitaminas como por ejemplo de la vitamina A, D, E y K.
  • Tener más energía para afrontar el día
  • Reducir el colesterol malo y mejorar la salud cardiovascular
  • Perder peso gracias a su poder saciante.

Dentro de las grasas buenas podemos diferenciar entre las grasas poliinsaturadas, como el Omega 3 y el Omega 6, que el organismo no puede fabricar por sí solo siendo necesario consumirlas a través de la alimentación; y las grasas monoinsaturadas (aceite de oliva o aguacate), que aumentan los niveles de colesterol bueno y reducen el colesterol malo.

¿Qué alimentos son ricos en grasas saludables?

Cuando se sigue una alimentación saludable y variada, por regla general, se obtienen los nutrientes necesarios para gozar de una buena salud. Y para obtener las grasas saludables es importante consumir:

  • Pescado azul: salmón, trucha, atún, anchoas,…ricos en grasas poliinsaturadas Omega 3 y 6 que ayudan a reducir el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y a prevenir la osteoporosis.
  • Vegetales de hoja verde, como la lechuga o las espinacas, que contienen grasas insaturadas, además de aportar gran cantidad de vitaminas y minerales.
  • Aceite de Oliva rico en ácidos grasos omega 3 y omega 6, en minerales como el hierro y polifenoles. Es perfecto para reducir el colesterol malo, prevenir enfermedades cardiacas, reducir la inflamación, aportar saciedad y combatir la anemia.
  • Semillas: de girasol, el trigo, el sésamo, la soja o el maíz ricos en grasas insaturadas. Éstas, además de contener ácidos grasos poliinsaturados y monoinsaturados, aportan fibra que ayuda a regular el tránsito intestinal o vitaminas, como la E, B5 o B6.
  • Frutos secos, enespecial las nueces, las almendras y los pistachos. Aportan gran cantidad de Omega 3 protegiendo el corazón y a reducendo los niveles de colesterol malo. Además su consumo aporta vitaminas, minerales, antioxidantes y mucha fibra.
  • Aguacate es rico en aceites vegetales como el ácido oléico y una buena cantidad de Omega 3 por lo que es beneficioso para combatir el colesterol malo (LDL).