Cómo aplicar el protector solar correctamente

Cómo aplicar el protector solar correctamente

El sol de verano es muy peligroso, ya que nuestra piel lo recibe todos los días. Por ello, es importante usar protector solar, aunque no suele ser suficiente pues si no se aplican correctamente repercute en su eficacia protectora.

Y es que la aplicación y el formato de las cremas solares pueden suponer una diferencia fundamental en su protección.

¿Cómo se aplica el protector solar?

Existen tres puntos concretos a tener en cuenta:

  • Homogeneidad: la crema ha de extenderse bien y de manera uniforme por todas las partes. Para hacerlo de forma correcta, lo ideal es, aplicar el protector en varias zonas con menos cantidad, pero así incidimos en más puntos. Otra forma de asegurar la aplicación es utilizar un guante especial que homogeneíce la cantidad aplicada sobre la piel.
  • Cantidad: es importante que haya una capa adecuada de protector; una capa film, de grosor adecuado, es decir, una capa consistente. En algunas cremas, especialmente las de factor elevado, eso supone un tono blanquecino.
  • Superficie:se trata de cubrir bien todas las zonas de la piel expuestas al sol, ya que es común olvidar zonas como las orejas, el empeine, nariz, espalda,…

Es importante que los tengamos en cuenta, sobre todo, al aplicar protectores en spray, porque pueden dejar expuestas algunas partes sin querer. Las cremas son más fáciles de extender, aunque también hay que hacerlo bien.

Consejos para escoger un buen protector solar

Además de todo lo anterior, debemos escoger la protección adecuada. 

La función de un protector solar consiste en recibir la energía radiativa del sol, sobre todo la de los rayos UV, y bloquearla para que no produzca daño en la piel. El FPS, o factor de protección solar, indica una medida del tiempo en que se producirían quemaduras solares si no se estuviera usando protector solar en comparación con el tiempo que se tardaría con protector solar.

Pero no confundamos la capacidad protectora con "el tiempo que se puede estar bajo el sol". El protector solar tiene un par de horas de acción efectiva. Por ello, os aconsejamos aplicarlo cada dos horas, o después de zambullirnos en el agua.