Los triglicéridos ¿Qué son?

Los triglicéridos ¿Qué son?

Los triglicéridos son un tipo de grasa o lípido que se encuentra en nuestra sangre. Éstos circulan por el torrente sanguíneo como lipoproteínas, al igual que el colesterol, pero la diferencia es que los triglicéridos son los lípidos más abundantes en nuestro organismo. Éste, debido al consumo de grasas u otros alimentos, los genera para utilizarlos como fuente de energía o almacenarlos en tejido adiposo.

Un nivel normal de triglicéridos corresponde a una cantidad en el organismo de hasta 150 mg/dl, mientras que un valor límite está entre 150 mg/dl y 199 mg/dl y cuando supera los 200 mg/dl ya constituyen niveles altos. Cuando el nivel está por encima de los 500 mg/dl se considera un valor extremo, denominado como hipertrigliceridemia .

Por tanto, aunque todos tenemos triglicéridos, unos niveles muy elevados suponen un grave riesgo para la salud.

Consecuencias de niveles altos de triglicéridos

Como ya hemos comentado, los niveles que superan los 200 mg/dl de triglicéridos en sangre se consideran un riesgo para el organismo, ya que afecta a las arterias y, por ende, es un factor de riesgo para enfermedades cardiovasculares.

Además, los niveles altos son propios de un síndrome metabólico que da lugar a problemas y enfermedades como la obesidad, la hipertensión arterial o la diabetes tipo 2, pues cuando los niveles de triglicéridos son altos se produce una resistencia a la insulina.

La hipertriglicéridemia también puede causar  aterosclerosis y de neuropatías diabéticas, pancreatitis aguda,…

Por todo ello es necesario controlar los niveles de triglicéridos en sangre y tomar medidas que permitan mantener un buen estado de salud.

Cómo controlar el nivel de triglicéridos

Los triglicéridos los obtenemos de los alimentos, especialmente de las grasas, para almacenarlos.

Por ello, cuando se consumen calorías en exceso o demasiadas grasas hay más probabilidades de tener triglicéridos altos en sangre. Para evitarlo es importante perder peso y cuidar la dieta

Nosotros, para mantener a raya los triglicéridos te aconsejamos:

  • Reducir el consumo de grasas saturadas y grasas trans.
  • Aumentar el consumo de grasas insaturadas derivadas del aceite de oliva, del pescado azul (rico en omega 3), del aguacate,…
  • No consumir más calorías diarias de las necesarias, y en caso de tener obesidad o sobrepeso generar un déficit calórico que favorezca la pérdida de peso.
  • Evitar el consumo de alcohol
  • Reducir al máximo el consumo de azúcares añadidos pues incentivan la síntesis hepática de triglicéridos, favoreciendo sus niveles elevados en sangre.
  • Practicar ejercicio físico de forma regular
  • Seguir una dieta saludable, equilibrada y variada.